Breve historia del Capitalismo

Primeras civilizaciones

 

Las raíces del capitalismo están asociadas al comercio, el cual data del mismo origen de la civilización, inicialmente basado en el trueque.

La humanidad comenzó el dominio de la agricultura, alrededor del año 8.000 AC, y pasó de nómadas a sedentarios, dominando la agricultura y la ganadería con el fin de generar excedentes que podrían ser intercambiados.

El trueque inicia aproximadamente en el año 6.000 AC.

Poco a poco se comienzan a desarrollar civilizaciones como Egipto, China, Mesopotamia, entre otras. Allí se dan algunos avances importantes como la escritura, los impuestos y la moneda.

 

Imperio Romano

 

El primer salto de un simple sistema de trueque se dio con la aparición de la moneda en la antigua Roma alrededor del siglo III A.C., pues permitió que el intercambio de mercancías creciera exponencialmente en volumen y distancias.


Imperio Romano en su mayor extensión

 

Según Adam Smith, los seres humanos siempre 

han tenido una fuerte tendencia a «realizar trueques, cambios e intercambios de unas cosas por otras». 

De esta forma al capitalismo, al igual que al sistema 

de precios y la economía de mercado, se le atribuye 

un origen espontáneo o natural dentro de la edad moderna.

 

Siglo oro del Islam

 

Con la caída de Roma, el siguiente salto evolutivo del sistema se generó en el medio oriente en lo que se conoce como el siglo de oro del Islam, aproximadamente entre los siglos VIII al XII, donde aparecieron las primeras sociedades de comercio, así como las semillas de operaciones bancarias como el crédito, la letra de cambio, los depósitos, entre otros instrumentos que se usan hoy en día.


Las caravanas de camellos con mercancía hacían parte de una compleja red de comercio.

 

El feudalismo europeo y la burguesía

 

Paralelo al periodo de grandes avances en el medio oriente, en Europa se desarrollaba el feudalismo (siglo IV – XV), un sistema de explotación basada en la tierra. Además, aparece una nueva clase social denominada burguesía, la cual vivía a las afueras de los pueblos, conocidos como los burgos, que son el origen de las ciudades modernas.

La burguesía fue el gran motor del comercio en la Europa medieval. Fuente de imagen: Timetoast.

 

Surgimiento de las primeras empresas

 

La burguesía, que no hacía parte ni de la nobleza, ni de la servidumbre, comienza a desarrollar tres actividades muy importantes:

  • La producción de mercancías artesanales, como lo fueron aquellas basadas en la fundición de metales.
  • Los productos cerámicos, de cuero, entre otros.
  • Los primeros servicios como las posadas (antiguos hoteles), bares y restaurantes. Además de los primeros servicios financieros a través de cambios de monedas, letras de cambio y préstamos.

Típica taberna medieval. Fuente de imagen: Wattpad.

Esta clase social fue creciendo su producción y comercio con otros pueblos, creando con ellos un fenómeno que sería fundamental en el desarrollo del Capitalismo y la acumulación de riqueza. 

 

Las primeras marcas

 

Durante este periodo muchas profesiones fueron generando técnicas de producción únicas que se diferenciaban del resto por su calidad o belleza, dichos conocimientos comenzaron a pasar de generación en generación, donde el apellido dio origen a las primeras marcas y empresas.


Fabricantes de campanas desde el año 1.000 DC.

 

El descubrimiento de América

 

El descubrimiento del nuevo mundo a finales del siglo XV generó una explosión del comercio marítimo, donde comenzó a aparecer el concepto de capitalismo mercantil.


España y Portugal fueron potencias marítimas hasta el siglo XVIII.

 

El mercado de las especies asiáticas

 

La evolución del comercio se dio, no sólo con América, sino con el mercado de las especies de Asia. Durante este periodo comenzó el boom en la creación de empresas, las cuales estaban vinculadas a proyectos comerciales de corto plazo y donde uno o varios individuos privados, aportaban su capital con el fin de obtener mayores retornos.


Las primeras rutas comerciales a Asia fueron dominadas inicialmente por portugueses, y posteriormente por holandeses y británicos. Fuente de imagen: Twaku.

 

El nacimiento de las compañías comerciales

 

Durante este periodo, los reinos entregan monopolios de explotación en lo que se conocería como “Compañías”, las cuales serían las primeras sociedades anónimas que permitirían el desarrollo del mercado bursátil.

A pesar de que el concepto de bolsa nació en brujas en el siglo XIV es solo hasta este periodo que realmente cualquier individuo tenía la posibilidad de invertir un capital pequeño y ser parte de una empresa, o simplemente invertir un capital en diferentes empresas en aras de diversificar el riesgo.

Toda esta fase del capitalismo estuvo basada principalmente en el intercambio de bienes mas no en la producción de mercancías.

 


Compañía de las indias occidentales. Fuente de imagen: Bharatstories.

 

La organización del estado

 

El nuevo mundo generó un aumento en el comercio, y con ello la creación de estados más poderosos, los cuales crearon potentes fuerzas navales para proteger los intereses de los comerciantes y garantizar el comercio entre Europa y las colonias.

Adicionalmente, esto se vio reflejado en mayores impuestos y por ende en mayores ingresos para el estado, permitiéndoles fortalecerse a través de diferentes instituciones.

Armada española. Fuente de imagen: Diariodecadiz.

Durante los años 1.500 y 1.800 también se desarrollaron diferentes instituciones financieras que permitían financiar las empresas.

 

Las revoluciones Francesa e Industrial

 

El siglo XVIII trajo consigo la Revolución Francesa y la Revolución Industrial, las cuales marcan el inicio de lo que se conoce como capitalismo industrial, las razones principales son los derechos fundamentales del hombre que lo dotan de libertades y de igualdad ante la ley.

La libertad guiando al pueblo – Delacroix (1830). Fuente de imagen: Franceculture.

Por otro lado, la revolución industrial permitió la incorporación de máquinas en la producción, lo que llevó a una explosión de productos, y por ende una avalancha de creación de nuevas empresas durante el siglo XIX. Es aquí donde se comienza a hablar del “capital” como la cantidad de dinero que se necesita para poner en marcha una empresa. Además, aparece también el concepto de clase obrera.

Oeste de Birmingham.

 

La esclavitud y la industria del algodón en Norteamérica

 

Las plantaciones de azúcar en el Caribe y Brasil, además de las extensas plantaciones de algodón en el Sur de Estados Unidos, fueron de las primeras empresas organizadas, que a pesar de estar basadas en la explotación de mano de obra esclavizada, establecieron las bases de las empresas modernas.


Esclavos africanos en plantaciones de azúcar (siglo XVII). Fuente de imagen: Elfurgon.

Las plantaciones se enfocaron en producción a gran escala, se volvieron más eficientes en el uso de la mano de obra, la explotación de la tierra y la implementación tecnológica a través del perfeccionamiento de la maquinaria agrícola.

 

El algodón y la industria textil 

 

Las bases del capitalismo de Estados Unidos se encuentran en la producción de algodón, basado en mano de obra esclava, la cual, mediante técnicas inhumanas, incrementó su productividad por 6 en 50 años. La producción de algodón, sumado a la industrialización de la transformación de este en ropa, permitió el nacimiento de la industria textil que sentaría las bases del capitalismo industrial.

Fábrica textil – Manchester Inglaterra. Fuente de imagen: Parkfieldprimary.

La producción de prendas más económicas, permitió la masificación de estas, reemplazando la fabricación artesanal. Todo eso generó un boom en la producción, la cual necesitaba de  nuevos mercados, pero también nuevos hábitos de consumo, lo que generaba que las personas fueran creando armarios para almacenar cada vez más ropa. Esto fue dando paso a dos industrias: la publicitaria y la moda, pues ambas buscaban aumentar el consumo.

 

El surgimiento de los Estados Unidos como una nación capitalista

 

A partir de 1819, comienza en la Unión Europea un proceso de industrialización que generó migración hacia las ciudades haciendo que los empleos comenzarán la transformación de campesinos a obreros y apareciera el pago de salarios en efectivo. Se comienzan a desarrollar máquinas para reemplazar actividades humanas artesanales, lo que genera una explosión en la producción de diversos productos y la frontera agrícola comienza a expandirse hacia el oeste, sumado a una ola migratoria desde Europa que permitió mantener estables los salarios y suplir la mano de obra de una nación creciente.

Inmigrantes europeos llegando a Nueva York | Finales S. XIX. Fuente de imagen: Legendsofamerica.

 

Los ferrocarriles

 

Los ferrocarriles tuvieron un impacto importante en el desarrollo del capitalismo, pues permitieron conectar de forma rápida lugares distantes, lo que aceleró el comercio, amplió las fronteras agrícolas e hizo que las locomotoras se convirtieran en las insignias de la máquina de vapor y posteriormente de carbón, ampliando el imaginario colectivo de aplicar dicha tecnología en miles de procesos.

Ferrocarril alrededor de 1850. Fuente de imagen: Americanrails.

El ferrocarril, después del ejercito, fue la primera organización que requirió de prácticas gerenciales más avanzadas, pues involucraba altas sumas de inversión, competencia, miles de trabajadores en cientos de lugares, entre muchos retos.

 

La masificación de productos

 

Con la revolución industrial, las máquinas comenzaron a producir miles de productos de una forma más eficiente y económica, lo que permitió que muchas personas los pudieran comprar, masificando miles de productos. Esto generó una expansión económica sin precedentes y miles de personas se trasladaron del campo a la ciudad, creando la clase social obrera, apareciendo así nuevas profesiones administrativas (contadores, vendedores, dependientes de bodegas, etc.), bajo modelos asalariados.

Tienda Macy ‘s – Nueva York 1858. Fuente de imagen: Cbsnews.

El comercio a través de las tiendas por departamentos fue un punto clave permitiendo ofrecer productos estandarizados a precios bajos.El modelo económico trajo consigo un gran desarrollo durante el siglo XIX y parte del XX y la producción de miles de nuevos productos y servicios permitió un crecimiento importante de la economía, dicho crecimiento fue posible gracias a la acumulación del excedente económico que generaba el empresario privado y a la reinversión de este excedente para generar mayor crecimiento económico.

 

El colonialismo europeo

 

El crecimiento de la industrialización, requería asegurar el abastecimiento de materias primas, así como la creación de nuevos mercados para las mercancías producidas. De esta forma los países europeos se apoderaron de toda África finalizando el siglo XIX, llevando a las potencias a la primera guerra mundial.

Reparto colonial de África en vísperas de la Primera Guerra Mundial.

 

Los abusos y correcciones del sistema

 

El crecimiento económico durante el siglo XIX y parte del XX generó fallas estructurales, el sistema no fue realmente incluyente y la clase obrera fue víctima de grandes abusos de algunos empresarios, que tomaron ventaja de las libertades económicas y la falta de políticas que regularan la actividad industrial y comercial. A partir de este descontento aparece la teoría comunista, los sindicatos, y los gobiernos se vieron en la obligación de generar legislaciones que regularan la relación entre empresas y trabajadores, así como fuertes leyes antimonopólicas.

Niños trabajadores de fábricas textiles. Fuente de imagen: Historischnieuwsblad.

 

Capitalismo financiero y globalización

 

Después de dos guerras mundiales, el mundo entró en un nuevo boom económico, en lo que se conoce como el capitalismo financiero, un sistema mucho más maduro liderado por los servicios, la tecnología de la información y las comunicaciones, el cual culmina en el siglo XX con un sistema económico integrado globalmente a  nivel de intercambio comercial, en donde se ve el resurgimiento de China, así como la transición de los países de la Unión Soviética al libre mercado, la creación de la Unión Europea, entre otros bloques de integración económica.

China se ha convertido en el mayor exportador de mercancías del mundo. Fuente de imagen: Dadorg.

Durante este periodo las empresas crecieron y muchas de ellas se convirtieron en grandes multinacionales.

 

Capitalismo digital

 

Con el avance de las telecomunicaciones, los sistemas de cómputo y principalmente con la masificación de internet, una nueva economía se ha creado, generando una revolución digital que permite la generación de riqueza con una mezcla entre capital y conocimiento. 

En el año 2020 el mundo se encuentra experimentando este Nuevo Capitalismo, caracterizado por avances tecnológicos constantes y acelerados, que modifican de forma inesperada los modelos de negocio y la relación entre consumidores, marcas y empresas.

Internet: el gran propulsor de la economía digital.

 

Nuevo capitalismo

 

Estamos entrando en una nueva era del Capitalismo, donde la empresa continúa siendo el motor económico, pero también, donde la generación de valor no es solo para los accionistas sino que abarca a todos los stakeholders de la empresa: clientes, empleados, accionistas, comunidades, medio ambiente y estado.

El Capitalismo consciente, entre muchos otros nombres, se refiere al Nuevo Capitalismo.

 

La historia siempre será una excelente herramienta para entender nuestro presente y proyectar nuestro futuro.

 

Por:

Andrés Felipe Sierra Vásquez
Gerente General
SM Digital

Fecha de publicación: Agosto 2020

Twitter: @sierrav
LinkedIn: @andressierrasmd
Instagram: @andressierraconsultor
Sitio web: andressierra.co

COMPARTIR EN:

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp

Artículos relacionados

¿Estás interesado
en una charla,
consultoría o taller?

Déjame tus datos para contactarte